Nos permite crear una herramienta más potente y flexible

Hoy en día los lenguajes de programación vía Web evolucionan constantemente, lo cual es una ventaja increíble, porque nos da la oportunidad de estar a la vanguardia en las novedades a la hora de desarrollar aplicaciones con un funcionamiento mucho más robusto. Son mucho más rápidas y potentes, también nos permite realizar diseños mucho más flexibles a las necesidades de los usuarios, ya que nos proporciona herramientas de diseño capaces de ello.

La tecnología Web nos permite crear aplicaciones multiplataforma y como la aplicación se ejecuta en el navegador web (Google Chrome, Mozilla Firefox, Safari, etc.), se puede gastar tanto en dispositivos Windows, Mac y Linux. Esto permite al usuario trabajar bajo diferentes sistemas operativos y no en concreto en uno.

Las herramientas creadas con esta tecnología tienen una baja carga en el sistema, debido a que la mayoría de trabajo computacional la realiza el servidor. Esto hace que la aplicación pueda ser ejecutada en equipos más sencillos sin necesidad de tener que actualizar los equipos, en el caso de que sean algo antiguos o “flojos” en características técnicas.

Además, otra ventaja es que aplicaciones vía Web nos permiten realizar exportaciones de ficheros de los principales formatos más usados, ya sea Excel, Word, CSV, XML, PDF, etcétera.